logo

PALAU MACAYA

Pg. de Sant Joan, 108, Barcelona

PALAU MACAYA Pg. de Sant Joan, 108, Barcelona

facebook twitter

ENCUENTROS

Encuentro

¿Qué es nuevo?
Josep Ramoneda
Periodista y filósofo
Santiago Zabala
Filósofo
Tomàs Marquès-Bonet
Biólogo y profesor ICREA
Antonio Monegal
Catedrático de Literatura Comparada
Sonia Arribas
Profesora de Filosofía
Jordi Balló
Cineasta
Santiago Alba Rico
Filósofo
Paul B. Preciado
Doctor en Filosofía y Teoría de la Arquitectura
Begoña Román
Filósofa
Fernando Vilariño
Subdirector del Centre de Visió per Computador

Martes 28 y miércoles 29 de noviembre

Cuatro sesiones de hora y media, dos sesiones por día

SALA MACAYA del Palau Macaya (Pg. St. Joan, 108, 08037, Barcelona)


Resumen de los Encuentros

 

La primera sesión empezó con una breve presentación de Josep Ramoneda y Santiago Zabala, que introdujeron lo nuevo no solo como un problema que necesita solución, es decir, «¿qué es nuevo?», sino también reconociendo que no hay una única respuesta. Esta presentación sirvió para insistir en la necesidad de reunir a pensadores de diferentes disciplinas, todos ellos relacionados por la búsqueda de innovación académica y científica, esto es, producir conocimiento nuevo.

Los dos primeros ponentes, el biólogo evolutivo Tomàs Marqués-Bonet y el profesor de literatura comparada Antonio Monegal, abordaron el problema de la novedad desde sus respectivas disciplinas para evidenciar la importancia de la historia de la evolución y la vitalidad de la tradición. Tomàs Marqués-Bonet, mediante unas diapositivas, mostró cómo los cambios en la historia tardan millones de años y cómo algunos de estos resultaron nuevos porque eran irreversibles. La evolución de las especies ha sido determinada, así, como un incremento que está en constante cambio. Este cambio es compartido también por Antonio Monegal, cuya intervención empezó remarcando la diferencia cualitativa de la novedad, dependiendo de si se trata de una invención o de una creación. A través de algunos ejemplos de la historia del cine y del arte, propone una noción de lo nuevo como «transgresión» de la tradición, es decir, de la historia y de las prácticas artísticas que ha ido transmitiendo. Por eso, aquellos que se dedican a las humanidades parecen los «sacerdotes» de un pensamiento arcano que revitaliza aquellos viejos fragmentos que pueden volver a ser nuevos. Finalmente, Josep Ramoneda abrió la discusión entre el resto de participantes y el público debatiendo la excesivamente optimista visión de Tomàs Marqués-Bonet y la insistencia de Antonio Monegal en la necesidad de transgredir para crear novedad.

Tras una pausa, fue el turno de la filósofa Sonia Arribas y del cineasta Jordi Balló. Sonia Arribas empezó con una reconstrucción de la historia de lo nuevo entre los filósofos contemporáneos (como Deleuze o Derrida, entre otros), para mostrar cómo, frecuentemente, lo nuevo ha sido interpretado a través del concepto de «repetición». Jordi Balló valoró la idea de lo nuevo como aquello viejo que emerge como una repetición y lo evidenció con la diferencia entre cine y televisión. Mientras que en la televisión todo tiene que ser nuevo, el cine admite variaciones de un original que retorna con alteraciones. Ilustró su presentación, en línea con la de Sonia Arribas, con interesantes y reveladores ejemplos de la historia del cine y de la televisión, donde lo nuevo emerge de distintas formas, como David Lynch demostrara en la nueva temporada de Twin Peaks. La discusión que siguió se centró en el problema de la repetición en relación con la tecnología y cómo, esta última sola, no puede crear nada nuevo.

En la siguiente jornada, los filósofos Santiago Alba Rico y Paul B. Preciado iniciaron la sesión. Santiago Alba Rico empezó su ponencia con una interpretación de varias religiones, la mayoría de las cuales son incapaces de aceptar algo nuevo una vez establecidas. Además, retomó la concepción de la repetición, como Arribas y Balló mencionaban en la jornada anterior, sugiriendo que lo nuevo puede ser interpretado como una repetición fallida. Paul B. Preciado, cuya intervención se centró en una contribución a la ontología política de lo nuevo, empezó haciendo notar la importància de la no-existencia de universales para discutir sobre lo nuevo. A partir de Foucault y la biopolítica, Paul B. Preciado propone que lo nuevo se da cuando los filósofos trabajan sobre no-existentes para hacerlos tangibles, es decir, visibles o pensables, aunque no sean todavía objetos. La discusión, en la que también participó el público, se movió alrededor del concepto de «repetición» y la biopolítica. Mientras que el primero se interpreta como una parte necesaria de lo nuevo, la biopolítica, como postura más apropiada para articular cómo emerge lo nuevo, fue cuestionada.

Las dos últimas intervenciones vinieron de la mano de la filósofa Begoña Román y el científico digital Fernando Vilariño. La intervención de Begoña Román no solo estableció seis criterios éticos para determinar si algo nuevo es asimismo bueno, sino que también cuestionó el valor del deber de mantener la tradición. Atendiendo a la importancia de la tradición para la innovación en Hans-Georg Gadamer, Begoña Román apuntaba que estos criterios no descansan en una escala jerárquica, sino en una ética en la que la alteridad y la comunidad deben ser consideradas. La presentación de Fernando Vilariño también se centró en el rol que la comunidad puede tener en discusiones sobre la novedad. Asimismo, apostaba por la intel·ligència artificial como fuente de mejora de nuestras vidas. El rol de la comunidad no solo es nuevo, sino también bueno, porque a través de internet podemos ahora reunirnos e innovar en momentos de necesidad. El debate posterior se inició con Josep Ramoneda cuestionando a Fernando Vilariño que su optimismo dejaba de lado la accesibilidad a esas tecnologías. Antonio Monegal planteó a Begoña Román quién tiene que determinar esos criterios que establecía, y luego siguieron dos intervenciones del público. El seminario acabó finalmente con el reconocimiento por parte de todos los asistentes de cómo la cuestión sobre «¿qué es nuevo?» invitaba a todo el mundo a pensar en este problema, que no parece que se vaya a resolver pronto.

 

PROGRAMA

¿Por qué nos esforzamos por la novedad?

Todo lo nuevo captura nuestro interés a través del prejuicio de la mejora, como si se tratase siempre de algo mejor. Pero ¿son las nuevas tecnologías, filosofías o movimientos artísticos siempre necesariamente mejores que los anteriores?

Mientras que la búsqueda de la novedad solía estar conducida por la aspiración de descubrir la verdad, la esencia y el significado más allá de las diferencias culturales, hoy lo nuevo es definido principalmente en relación con lo que se considera tradicional, antiguo y superado.

En lugar de seguir la tradición y cumplir sus costumbres, los científicos, filósofos e intelectuales de hoy deben producir tradiciones y criterios nuevos independientemente de si los anteriores funcionaban o no.

Pero ¿hasta qué punto pueden las tradiciones anteriores dar lugar a otra más cercana? Aunque en la modernidad la proclama de lo nuevo se asoció ideológicamente con la esperanza de detener la marcha del tiempo, en la posmodernidad esta proclama es ignorada porque el tiempo no puede ser detenido.

A pesar de que hablar de lo nuevo después de “la muerte del autor”, “el fin de la historia” o la “posverdad” puede parecer ridículo, es necesario preguntarse por qué, como Boris Groys hace en su libro Sobre lo nuevo, la cultura contemporánea está gobernada por la compulsión a la innovación. “Lo nuevo”, explica, “no es solo lo otro, es aquel otro valioso”. No debería sorprendernos que este “otro valioso” ya estuviese presente en Nietzsche y Heidegger. Mientras que el primero inauguró la revaluación de los valores como la principal innovación cultural, Heidegger apuntó cómo esta revaluación corresponde a una época en la que “ser nuevo pertenece a un mundo que se ha convertido en imagen”.

Para interpretar la presión de lo nuevo tenemos que cuestionarnos a través de distintas disciplinas en este momento en que la innovación es necesaria y nociva. La respuesta a estas cuestiones nos puede ayudar a entender por qué nos esforzamos por la novedad.

 

INTRODUCCIÓN. Martes, 28 de NOVIEMBRE, 17.00-17.30 h

 

Dirección: 

 

Josep Ramoneda, director de la Escuela Europea de Humanidades.

 

Santiago Zabala, doctor en Filosofía y profesor ICREA en la Facultad de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra.


PRIMERA SESIÓN. Martes, 28 de NOVIEMBRE, 17.30-19.00 h

 

Tomàs Marquès-Bonet, profesor ICREA y director del Instituto de Biología Evolutiva (CSIC/UPF).

 

Antonio Monegal, catedrático de Teoría de la Literatura y Literatura Comparada en la Universidad Pompeu Fabra.

 

 


SEGUNDA SESIÓN. Martes, 28 de NOVIEMBRE, 19.30-21.00 h

 

Sonia Arribas, profesora agregada de Filosofía en el Departamento de Humanidades de la Universidad Pompeu Fabra.

 

Jordi Balló, cineasta, director del máster en Documental de Creación de la Universidad Pompeu Fabra y escritor.

 


TERCERA SESIÓN. Miércoles, 29 de NOVIEMBRE, 17.00-18.30 h

 

Santiago Alba Rico, escritor, ensayista y traductor, especialista en el mundo árabe.

 

Paul B. Preciado, doctor en Filosofía y Teoría de la Arquitectura por la Universidad de Princeton, comisario de Programas Públicos de documenta 14 (Atenas/Kassel) y profesor visitante de Political History of the Body en la New York University.

 

https://vimeo.com/247483316

 


CUARTA SESIÓN. Miércoles, 29 de NOVIEMBRE, 19.00-20.30 h

 

Begoña Román, doctora en Filosofía por la Universidad de Barcelona, profesora de Ética en la Facultad de Filosofía de la UB, presidenta del Comité de Ética de Servicios Sociales de Cataluña y vocal del Comité de Bioética de Cataluña.

 

Fernando Vilariño, doctor por la Universidad Autónoma de Barcelona en el área de Inteligencia Artificial, profesor titular del Departamento de Ciencias de la Computación de la UAB y subdirector del Centre de Visió per Computador.

 

https://vimeo.com/247484602

 


Palau Macaya, passeig de Sant Joan, 108, Barcelona

LOCALIZACIÓN