logo

PALAU MACAYA

Pg. de Sant Joan, 108, Barcelona

PALAU MACAYA Pg. de Sant Joan, 108, Barcelona

facebook twitter twitter

PONENTE

Manuel Serrano

Obtuvo el Doctorado de Biología Molecular en 1991, en la Universidad Autónoma de Madrid, trabajando en el laboratorio de Margarita Salas. Entre 1992 y 1996, trabajó en el laboratorio dirigido por David Beach en el Cold Spring Harbor Laboratory (Nueva York). En este período, hizo su descubrimiento más importante con la identificación y caracterización del gen p16, uno de los genes más importantes en la protección contra el cáncer. Serrano volvió a España en 1997 para dirigir un grupo de investigación, primero en el Centro Nacional de Biotecnología y, a partir de 2003, en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO). Desde mayo de 2017, Serrano trabaja en el Instituto de Investigación Biomédica (IRB) de Barcelona. Es reconocido internacionalmente como uno de los líderes en el campo de la supresión tumoral. Además del descubrimiento del gen p16, sus principales contribuciones han sido el identificar la senescencia celular como una de las principales respuestas celulares anticancerosas. Recientemente ha demostrado por primera vez que la senescencia celular también ocurre durante el desarrollo embrionario participando en procesos de remodelación tisular. Su grupo fue pionero en la generación de ratones modificados genéticamente para que sean resistentes al cáncer, y también en la conexión entre los genes protectores del cáncer y la protección contra el envejecimiento. En los últimos años las líneas de investigación de su grupo se han ampliado al metabolismo y su relación con el envejecimiento, y a la reprogramación celular. Fue el primero en demostrar que es posible reprogramar las células dentro del organismo hasta alcanzar pluripotencia, descubrimiento que fue considerado «Avance del Año 2013» por la revista Nature Medicine. Más recientemente han reportado en la revista Science (2016) que la reprogramación in vivo se fomenta enormemente cuando coexiste un daño tisular gracias a la producción del factor IL-6.