logo

PALAU MACAYA

Pg. de Sant Joan, 108, Barcelona

PALAU MACAYA Pg. de Sant Joan, 108, Barcelona

facebook twitter twitter

PONENTE

Pedro Alonso

Desde octubre de 2014, es director del Programa Mundial de Malaria de la OMS, responsable de coordinar los esfuerzos de este organismo para controlar y eliminar la malaria en el mundo, además de establecer normativas, guías técnicas y políticas para apoyar a los países afectados por esta enfermedad. Es experto en enfermedades que afectan a las poblaciones más pobres del planeta. Es licenciado en Medicina por la Universidad Autónoma de Madrid en 1984, máster en Epidemiología y Control de Enfermedades Infecciosas por la London School of Hygiene and Tropical Medicine y doctor en medicina por la Universidad de Barcelona. Su trayectoria se ha centrado sobre todo en el estudio de la malaria, pero también en otras enfermedades infecciosas. Comenzó en Gambia, en los años ochenta, donde realizó un estudio de validación de autopsias verbales y evaluó la eficacia del uso de redes mosquiteras impregnadas con insecticida como herramienta preventiva contra la malaria. En 1991 trabajó en el Instituto de Parasitología «López Neyra» del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, en Granada, España. A continuación se instaló en Barcelona como jefe de la Unidad de Epidemiología y Bioestadística del Hospital Clínico y Provincial de Barcelona, al cual permaneció vinculado durante más de veinte años contribuyendo a la creación del Servicio de Salud. En Barcelona comenzaron sus primeras colaboraciones internacionales, especialmente con el Instituto de Salud de Ifakara (Tanzania), donde trabajó, junto con Marcel Tanner, en la evaluación de la vacuna contra la malaria SPf66. En colaboración con Clara Menéndez, amplió sus ámbitos de estudio para incluir la profilaxis de malaria en niños menores de un año, la evaluación de nuevas estrategias de control de esta enfermedad como tratamiento intermitente para niños y mujeres embarazadas, la etiología de la anemia y la investigación de otras causas de enfermedad y muerte en niños africanos, como las enfermedades respiratorias agudas y diarreicas. Con el Hospital Clínico y la Universidad de Barcelona, en 2006 fundó el Centro de Investigación en Salud Internacional de Barcelona (CRESIB). Desde este centro y en colaboración con el Centro de Investigación en Salud de Manhiça, en Mozambique, lideró el desarrollo clínico y evaluación de impacto de la vacuna contra la malaria RTS,S, en unas pruebas de concepto que establecieron por primera vez en niños de 1 a 4 años y después en menores de un año la eficacia de esta vacuna, e impulsó la fundación del Centro de Investigación en Salud de Manhiça (CISM), una institución creada en 1996 en el contexto de los acuerdos de cooperación entre Mozambique y España y que recibe financiación de la Agencia Española de Cooperación Internacional. Estos resultados abrieron la puerta a valoraciones posteriores y a un ensayo clínico de fase 3 realizado en once centros de investigación africanos, que a la postre llevaría a una valoración positiva de esta vacuna por parte de la Agencia Europea del Medicamento en 2015.  Los máximos comités de expertos de la OMS han recomendado el inicio de la utilización de la vacuna RTS,S en aplicaciones piloto en tres países africanos, que comenzarán a partir de 2018. Además de sus actividades como investigador científico, también ha puesto un énfasis especial en contribuir al desarrollo de capacidades de investigación en África, así como a la formación de nuevas generaciones de investigadores tanto en España como en países en vías de desarrollo. Fue director científico del CISM desde su fundación hasta 2008, cuando el centro pasó a ser propiedad de una fundación mozambiqueña, la Fundaçao Manhiça, de la que es patrono. Durante años, el CISM fue el único centro en África en contar con un sistema de vigilancia demográfica (una herramienta clave para la investigación clínica) y fue pionero en la realización de grandes ensayos clínicos en este continente, por lo cual fue reconocido en 2008 con el Premio Príncipe de Asturias a la Cooperación Internacional, junto con otros tres centros africanos. También es fundador del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), del que fue el primer director y cuyo objetivo es romper el círculo vicioso de pobreza-enfermedad mediante un enfoque de trabajo integrado que saca el mayor provecho posible del conocimiento que genera la ciencia a través de las áreas de Formación y Análisis y Desarrollo Global. También participó, junto con Fred Binka, en la creación del European and Developing Countries Clinical Trial Partnership, un organismo conjunto de países europeos y africanos cuyo objetivo es promover y financiar el desarrollo de nuevas herramientas contra la malaria, la tuberculosis y el sida, que ha sido clave en la promoción de la investigación en los países en vías de desarrollo.

 

Asimismo, y como parte de un cambio de paradigma que hace que la erradicación de la malaria sea actualmente un objetivo compartido por la comunidad internacional, lideró, junto con Marcel Tanner, la Malaria Eradication Research Agenda (malERA), una iniciativa que definió las necesidades de investigación y desarrollo para erradicar esta enfermedad, cuyos resultados se publicaron en 2017 en la revista PLoS Medicine y que derivó luego en la creación de la Malaria Eradication Scientific Alliance (MESA). En otros ámbitos aparte de la malaria, lideró junto con Ciro de Quadros y Christopher Elias el comité que desarrolló el Plan de Acción Global sobre Vacunas, aprobado por la Asamblea Mundial de la Salud en 2012. Además, ha sido miembro de una gran variedad de comités de expertos en la OMS, la Unión Europea, MMV, TDR o el Ministerio de Sanidad de España, entre otros.